ÉL CUIDARÁ TAMBIÉN DE MÍ, sermón por el Dr. David Campos Carillo, Ecuador.

“ÉL CUIDARÁ TAMBIÉN DE MÍ”

Abril 14/2013

Lectura Bíblica: Mateo 6:25-34

El Dr. John Greatheart era un hombre muy valioso, pero un día quedó paralítico y no podía levantarse de la cama. Sin embargo, aunque paralítico, siempre se lo veía alegre y su alegría era casi ofensiva. Nadie se podía compadecer de él, porque no daba la oportunidad.
Sus hijos lo amaban mucho. Un día uno de sus hijos tenía que casarse e irse a vivir a otro sitio. Entonces, John padre, le dijo a John hijo “Lo que hay que hacer es mantenerse firme en sus obligaciones y objetivos y hacerlo como un caballero. Recuerda hijo que la mayoría de los problemas que tendrás que enfrentar son los que jamás se presentan.”

Existen dos enfermedades tan dañinas que vienen como producto de la preocupación. Han matado a miles de personas y tienen al borde de la muerte a millones. Estas se llaman las úlceras y la trombosis. Según entendemos, hay úlceras internas y externas, pero las peores son las internas que van matando poco a poco.

La trombosis es una coagulación intra vascular de la sangre, es un estado de inconciencia como producto de la hipertensión arterial, hemorragia o diabetes. Las úlceras digestivas se las conoce como stress, pero lo interesante es que ambas tienen carácter emotivo, es decir son producto de la preocupación desmedida.

El SEÑOR nos habla de dos tipos de preocupación: la preocupación justa y la preocupación desmedida.

 

  1. 1.    PREOCUPARSE CON ANSIEDAD. Mateo 6:25

El término griego para “ansiedad desmedida” es MERIMNAN. Se encontró un papiro en el que una esposa le decía a su esposo “no puedo dormir ni de día ni de noche, porque estoy ansiosa por tu bienestar.” ¿Cómo podía recuperar fuerzas esta mujer si ni siquiera podía dormir?

Anacreón el poeta decía: “cuando bebo vivo, mis preocupaciones se duermen.” Una persona llegó a enfermarse a tal extremo, porque vivía preocupada de que alguien le iba a quitar el puesto de trabajo. Para DIOS, todo está bajo su control. La preocupación desatinada y desmedida, quita a DIOS del camino, merma el poder divino y deja al ser humano, en manos de satanás. La preocupación desatinada no hace al hombre más capaz que hacer frente a una situación, al contrario, lo hace más débil.  La preocupación desatinada no hace ver las cosas espirituales como prioritarias sino secundarias y a las cosas materiales las hace superlativas, prioritarias y excesivamente importantes.

En Lucas 10:38-42, podemos ver “al pie de la letra” este asunto. Marta estaba “afanada”, “turbada”, “preocupada” con muchos quehaceres. Se sentía cansada, abandonada y sin ayuda. Seguramente estaba mal genio, disgustada que no podía comprender a su hermana María. Pero María había escogido la preocupación justa: el Reino de DIOS, y Marta había escogido la preocupación injusta: el reino material.

Si ÉL  cuida de las  aves y los lirios, también cuidará de mí.” ¿Cuál es la receta divina contra las úlceras y la trombosis? Lea Filipenses 4:6 y 1ª Pedro 5:7.

 

  1. 2.    LA PREOCUPACIÓN DE DIOS POR LA NATURALEZA. Mateo 6:26

Todo lo que DIOS ha hecho es tan precioso que tiene su objetivo claro. Las vacas no tienen manos, tienen patas. ¿Cómo se sacan las garrapatas de encima de su cuerpo? Pues hay pájaros que se paran sobre sus cuerpo y las limpian. Usted no comería garrapatas por nada de la vida, pero hay aves para quienes esos bichos son un auténtico manjar. Las vacas no se preocupan de esos animales, porque DIOS lo tiene todo previsto.

Lo malo de los seres humanos es que teniendo manos a veces no se sacan los piojos de la cabeza y eso si es grave. Lo mismo es con los pecados y las malas preocupaciones. DIOS ha provisto para las necesidades de todos los animales con un cuidado espectacular. Usted no tiene que preocuparse por los animales y las flores. DIOS tiene cuidado de ellos porque “Si ÉL cuida de las aves y los lirios, también cuidará de mí.”

El Rabí Simeón dijo: “En mi vida he visto un león que transportara cargas o un zorro que fuera comerciante, sin embargo todos se alimentan sin afán ninguno.” Pero tampoco es posible hacer cosas con el cuerpo que DIOS no lo permite. El hombre ha avanzado en ciencia de una manera increíble. Hace un tiempo atrás una jovencita de Francia fue elegida como la más bonita de ese país.

Sin embargo ella dice que conoce a otras señoritas más bonitas que ella y siente envidia. A veces queremos ser más altos y no podemos, pero ser más altos, más grandes, más gordos significa aumentarlo todo y si DIOS te ha dado una capacidad para que seas feliz, ¿Por qué tienes que envidiar a otros y sufrir por lo que DIOS le dio a otro?  Los lirios del campo eran tan bellos, pero duraban un solo día. ¿Cuál es la característica de los paganos y los impíos? El versículo 32 nos dice que es la ansiedad. Los impíos no respetan a DIOS y se creen superiores, imprescindibles, únicos. Creen que ellos pueden hacer todo y que no dependen de nadie. ¿Sabes cómo los trata DIOS? Lea Salmos 104:2-9 donde dice: “Les quita el hálito, dejan de ser, y vuelven al polvo” o “Les quitas el aliento, mueren y vuelven al polvo.”

DIOS no nos ha dado el cuerpo para que esté desnudo ni hambriento. Si ÉL hizo nuestro cuerpo, nos va a dar para el alimento diario, la ropa diaria, el trabajo diario, y todo lo diario. ¿Por qué a veces no tenemos lo diario? Porque somos como Marta que estaba perturbada, cansada, agotada y disgustada con las cosas materiales y poco le dejaba a DIOS. Sí, “ÉL cuida de las aves y los lirios, también cuidará de mí.”

 

  1. 3.    LA PREOCUPACIÓN QUE DIOS DESEA.

Una de las cosas más hermosas que encontramos en la BIBLIA es la enseñanza de nuestro SEÑOR que nos ordena preocuparnos por los demás. Así lo enseña 1ª Corintios 12:25. El SEÑOR nos da la oportunidad de compartir con otros y la sorpresa es que la mejor forma de olvidar nuestra preocupación es cuando ayudamos a otros. La vida se hace más hermosa y más fácil cuando sentimos las angustias de los otros más que las nuestras.

A veces creemos que nuestras preocupaciones son las peores del mundo, pero lo que sucede es que nos encerramos en ellas y no dejamos a DIOS obrar. DIOS obra cuando nos comprometemos en el dolor y la angustia del necesitado, entonces nos surge una luz de esperanza y lloramos con el que llora y comemos con el que tiene hambre y nos abrazamos con el desposeído.

Ningún cristiano puede ser feliz mientras el prójimo de cualquier color, raza, credo o condición social pasa por la angustia, persecución o la necesidad. Hay dos hechos muy interesantes en la vida de los seres humanos. Hay los que se ríen y hay los que son felices y tienen paz. Se ha comprobado que los que ríen, médicamente hablando viven más que los “gruñones.”

Pero también se ha comprobado que los que sirven a los necesitados tiene  paz, son felices y viven más que los que ríen. La ansiedad que desgasta la mente, también desgasta el cuerpo. La ansiedad es ciega y se niega a aprender las lecciones que DIOS nos da a través de la naturaleza.

DIOS nos ha hecho para que podamos soportar lo insoportable, sólo si dependemos de ÉL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s