“OBSESIÓN DEL ALMA” NICKY CRUZ

Idania Hernández

Este libro ha impactado mi vida. Desde pequeña recuerdo haber oído partes del testimonio de Nicky Cruz, un testimonio impresionante. Por primera vez leo un libro de este autor donde relata la historia de su vida. Lo que más me impacta de este tipo de testimonios es ver la obra redentora de Dios en personas que nunca imaginaron que su fin seria predicar el evangelio de Jesús y rescatar personas de las garras de satanás. Día tras día Dios demuestra que Él toma y llama lo inservible, lo desechado y rechazado de la humanidad y lo transforma para hacer su obra aquí en la tierra y de esta forma manifestar su gloria. Dios quiere causar un impacto en la humanidad y esto solo lo hará a través de nosotros los que le seguimos. Jesús vino a este mundo para rescatarnos de la muerte eterna a que estábamos condenados. Dios no quiere que ningún alma se pierda sino que todos vengan al arrepentimiento. Esta obra la hará a través de cada uno de los que estén dispuestos a dejarlo todo para seguir las pisadas del maestro como lo hizo un día Nicky Cruz.

Según Nicky Cruz, para servir, necesitamos pasión por Jesús y por las almas perdidas. Necesitamos misericordia para ver y amar a estas personas de la misma forma que Jesús las vio. Por ultimo necesitamos visión para saber lo que quiere Dios de nosotros. Cada uno de nosotros recibimos deferentes dones y talentos de acuerdo a nuestro llamado, es necesario que cual es ese llamado para hacer la voluntad de nuestro Dios.

Este libro se divide en tres partes: Pasión, Misericordia y Visión, las cuales son los tres ingredientes principales para desarrollar una obsesión del alma, la obsesión por servir a Dios.

En la primera parte de este libro Nicky habla sobre la pasión. El comienza hablando sobre lo que es una fe desnuda, la cual según él es ver a Dios como el único sustento, la única opción, es ver a Dios con el corazón y no con la mente. Es dejar a un lado nuestro orgullo, dudas y temores e ir ante Dios quebrantados y vacíos sin más que una confianza inagotable. Dios quiere que descansemos en El y le dejemos todas nuestras cargas y preocupaciones para poder obrar de la forma que solo Él sabe es mejor para nosotros. Jesús dijo que si tuviéramos fe como un grano de mostaza podríamos decir al monte muévete y se movería. Dios toma nuestra semilla de fe y la convierte en una torre de convicción y confianza. Cuando más sentimos que Dios nos ha abandonado es cuando más cerca Él está de nosotros. El ha prometido no abandonarnos sino estar con nosotros hasta el fin del mundo. En los momentos de desesperación y debilidad es cuando Él tiene más fuerza. Pablo decía que cuando más débil se sentía más fuerte se hacia Dios en él, porque el poder de Dios se fortalece en nuestra debilidad.

Satanás vino para matar, robar y destruir. Es lamentable ver como personas se dejan envolver por Satanás y caen en sus garras y terminan derrotados y destruidos. Nicky cuenta sobre su padre que era un hombre muy talentoso y sin embargo satanás lo envolvió y le robo todo el tiempo apreciable que él pudo haber usado con Dios. Su padre se convirtió en un hombre de corazón duro y uso toda su inteligencia para el oscurantismo y la brujería. Pero para Dios no hay nada imposible. Él puede tornar el corazón más duro e insensible en un corazón sensible, lleno de amor y compasión. Satanás quiere robarnos el tiempo que podemos pasar con Dios para entretenernos y no poder cumplir el propósito que Dios tiene con nuestras vidas, el trata de impedir los planes de Dios, es lo que ha hecho desde el principio. Pero tenemos a un Dios todopoderoso que ya venció a satanás en la cruz del calvario. Si ponemos nuestra confianza en Dios, no permitirá que satanás nos robe el tiempo preciado que es de Él. Por tanto ya satanás no tiene ningún poder sobre nosotros.

En el capítulo tres Nicky habla sobre lo que paso en uno de sus viajes a Noruega. Es lindo ver la obra de Dios a través de todo el mundo. Esta obra no se puede detener, siempre habrá un remanente que permanecerá fiel y cumplirá con el propósito de Dios. Es impresionante ver las estadísticas de cómo ha crecido  la religión musulmana en todo el mundo. La forma en que crecen es enfocándose en la juventud quien es nuestro futuro. Lo más triste es ver como las iglesias están dormidas, entretenidas en sus propios problemas mientras afuera el diablo está tomando todas las ramas de la sociedad. Desde hace muchos años la iglesia viene cediendo terreno a satanás. Desde pequeña siempre escuche que la iglesia tiene que estar separada del gobierno. Eso es una mentira de satanás que ha traído como consecuencia que nuestros gobernantes estén bien lejos de los caminos de Dios. Es por eso que hay tanta injusticia pues las leyes que se aprueban van en contra de los valores cristianos. Creo que es hora como iglesia de Jesucristo de levantarnos en oración pidiendo que Dios ponga en nuestros corazones pasión, la misma pasión que había en la iglesia primitiva que ni la cárcel los intimidaba. La cruzada en Noruega en el pueblo de Oslo fue todo un éxito, a pesar de todos los obstáculos a los que se tuvieron que enfrentar, Dios obro de una forma poderosa como solamente Él puede hacer. Más de cinco mil personas asistieron al evento final y la mayoría musulmanes. Cientos de ellos entregaron sus vidas a Jesús. Esto solo Dios lo puede hacer a través de corazones llenos de fuego. Necesitamos pedirle a Dios nos convierta en guerreros poderosos para su reino.

Satanás quiere robarnos esa pasión de nuestros corazones. Cuando él logra esto hace que esa persona quede paralizada o inactiva y toma más dominio en ese territorio. Hay un mundo oscuro fuera de la iglesia que clama a gritos por liberación y salvación. Es impresionante ver como Nicky describe la vida que el llevaba antes de conocer a Jesús. Una vida de violencia llena de desesperanza y desesperación, en pocas palabras, un infierno. Hace poco tiempo vi en la televisión un reportaje sobre las gangas aquí en Miami. El periodista le pregunta a unos de los miembros de una ganga si le gustaba la vida que llevaba. Su respuesta toco mi corazón, le respondió con estas palabras: “no me gusta pues tengo que vivir siempre huyendo de la policía pero no tengo opciones, no tengo familia, ni nada que me motive a cambiar. Yo le recomiendo a los jóvenes que no dejen la escuela, que estudien para que no tengan que llegar a aquí donde yo estoy.” Estos muchachos viven encarcelados en las garras de satanás. Somos nosotros los que tenemos el mandato de ir y rescatarlos. Tenemos que dejar nuestra comodidad y salir a las calles a rescatar estas almas que cada vez son más. Como hijos de luz tenemos que cumplir con lo que dice Isaías 58:6,7 “romper cadenas de injusticia, desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos de corazón, romper toda atadura, compartir el pan con los hambrientos, dar refugio a los pobres y vestir al desnudo.”

Cuando el nombre de Jesús es entronado en un lugar no hay nada que satanás pueda hacer para impedir la obra del Espíritu Santo en ese lugar. Satanás es un cobarde pues él sabe que Jesús lo venció en la cruz del calvario. Me apasiona leer el testimonio de Nicky Cruz y de la obra tan grande que Dios está haciendo a través de él en los barrios marginados. Necesitamos entender el poder que Dios ha puesto en nosotros. El Espíritu Santo de Dios mora en nosotros, quiere decir que el mismo Dios mora en nosotros. Por tanto no hay nada que no podamos hacer, pues es Dios es el que obra  a través de nosotros y para El no hay nada imposible. Dice Filipenses 4:13, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” No hay diablo que pueda interponerse a la obra redentora de Dios. Hay almas afuera que necesitan que seamos las manos, la boca, los ojos, los pies de Dios para salir del calabozo donde se encuentran.

Como hijos de Dios hay algo dentro de nosotros que nos separa de los que no son hijos de Dios. Llevamos en nuestros corazones la presencia del Espíritu Santo. Cuando vivimos en el espíritu este va a producir fruto espiritual en nuestras vidas. Ese fruto será nuestro testimonio sobresaliente en un mundo de tinieblas. A través de cada ejemplo que Nicky describe en el capítulo 6 vemos vidas rendidas completamente a la voluntad de Dios. Jesús dijo el que quiere seguir en pos de mí, niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame.” Para vivir una vida en el Espíritu debemos creer que Dios es el único amo y Señor en nuestras vidas y que el amor de Jesucristo mora en nosotros. Por tanto el espíritu nos guiara a hacer la obra que Él quiere en nosotros. Nosotros llegamos a ser fructíferos cuando sometemos nuestras vidas a la voluntad del Espíritu Santo y permitimos que Jesús viva la vida cristiana en y a través de nosotros. Jesús dijo que Él es la vid y nosotros los pámpanos y que separados de el nada podemos hacer (Juan 15:15). Todas estas personas vivieron vidas victoriosas. Los pastores Carlo y Marilu y Steve Pineda y Elsi Minor vivieron vidas que no estuvieron exentas de problemas, tuvieron que enfrentar muchos retos, pero la pasión por Dios en sus corazones hizo que salieran victoriosos frente a cada problema. Su pasión se convirtió en una obsesión del alma.

La segunda parte de este libro trata sobre la misericordia. Dios puede cambiar un corazón duro y quebrantarlo hasta hacerlo un corazón sensible y lleno de amor y misericordia. En el capítulo 7 de este libro Nicky narra el testimonio de Alberto quien era líder de una banda en una zona baja de Houston. Para que este muchacho saliera del mundo de tinieblas donde vivía necesitaba a un Nicky Cruz que fuera y lo rescatara.  Digo esto porque creo que cada cosa que sucede en nuestras vidas es porque Dios lo permite pues él tiene un plan específico trazado para cada uno de nosotros. Dios permitió que Nicky pasara todo lo que paso desde su niñez para que luego pudiera ayudar a jóvenes que están donde él estuvo en un tiempo. En 2 Corintio 1:4 dice que Dios nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que nosotros consolemos a otros a través de la misma consolación con que fuimos consolados.

Le doy gracias a Dios que me dio unos padres que solo me dieron amor y protección desde que nací y que me instruyeron en los caminos del Señor desde pequeña. Nunca he estado en drogas ni en pandillas, a Dios gracias, por lo tanto no puedo entender lo que está en el corazón de estas personas. Solo una persona que ha estado ahí como ellos puede entenderlos y ayudarlos. Por eso es que el testimonio de personas como Nicky y Alberto y muchísimos otros es tan poderoso para ayudar a estas personas a salir de ese mundo donde se encuentran atrapados. Como consejera necesito ayudar a las personas a perdonar y ano vivir aferradas al pasado. Dios es el único que cambia sus corazones por uno lleno de esperanza, amor y gozo. Me gusta lo que dice Nicky al final del capítulo 7: El perdón es un beso suave y tierno desde el cielo (pg. 105)

En capítulo 8 Nicky narra la historia de Jim Irwin quien fue uno de los astronautas que caminaron sobre la luna. Este hombre, según Nicky cuenta, era un hombre muy sencillo y humilde que supo usar la influencia que Dios le dio para impactar las vidas de muchas personas. Era un hombre apasionado por Dios que todo lo que hacía le parecía poco. Quería llegar a más personas y ser un testigo más eficaz de Jesús. Dondequiera que iba compartía su fe y su testimonio sin ninguna vergüenza. Vidas como la de Jim son las que Dios necesita. Jesús nos dio el ejemplo viniendo  a este mundo como siervo, siendo Rey de Reyes, el creador del universo, el gran Yo Soy. Se despojó de su trono y se hizo hombre para salvarnos de la muerte eterna y para darnos una vida abundante. Para servir a Dios necesitamos un corazón humilde y entregado completamente a Dios. Dejar que Él nos use para impactar la vida de muchos como lo hizo Jim Irwin y como lo están haciendo Nicky y muchos otros.

La misericordia de Dios es infinita. En el capítulo 9 Nicky narra el testimonio de lo que paso en Polonia estando esta todavía bajo el comunismo. A pesar de toda la oposición al evangelio que promueve todo régimen comunista, Dios puso una gracia especial en Nicky para ir a este país y predicar a Jesucristo. Es claro que Dios tenía un plan en este lugar pues muchas personas no asistían a iglesias por la intimidación del gobierno. El que ha vivido en un régimen comunista entiende esto perfectamente. En Cuba muchas personas se alejaron de la iglesia pues el gobierno comenzó a poner en la cárcel a todos los que profesaban la fe cristiana. Las iglesias quedaron vacías y muchos pastores terminaron en la cárcel. Pero Dios siempre deja un remanente pues su obra nunca va a cesar. Dios es un Dios de misericordia, es por su amor y misericordia que estamos aquí. Él quiere que todos vengan al arrepentimiento, y que lo recibamos en nuestros corazones como Padre, un padre amoroso que nos cuida y nos sostiene en sus brazos cuando más lo necesitamos. Sin la misericordia de Dios nuestras vidas no tendrían sentido. Después de Nicky haber tenido un éxito rotundo en esta gira evangelistica en Polonia recibe la noticia de la muerte de su madre. Aunque él le había pedido a Dios le permitiera verla antes de morir, esto no pudo ser. A veces no entendemos la forma en que Dios obra pero podemos estar seguros que se cumplirá su perfecta voluntad y que nos dará las fuerzas para resistir lo que sea que El permita. Nicky dice que a pesar del dolor de no poder despedirse de su mama por última vez, Dios le dio paz en su espíritu. Él sabía que estaba en buenas manos.

Estamos llamados a vivir como Jesús vivió y reflejar su luz en medio de este mundo de tinieblas. Hoy en día hay muchas personas que no quieren saber de Dios solo porque un día alguien que se hizo llamar cristiano les modelo algo muy diferente de lo que Jesús nos modelo. En el capítulo 10 de este libro Nicky cuenta el testimonio de una niña que paso al frente con su madre durante un evento en Houston, Texas. La niña había sido golpeada por su padre y este se llamaba cristiano. Para esta muchacha era difícil entender el amor de Dios, como Padre, pues el padre quien tenía la responsabilidad de modelarle el amor de Dios, había hecho todo lo contrario. Tenemos que tener cuidado con nuestro testimonio pues este puede impactar o destruir la vida de otra persona. Jesús dijo que cuidáramos de no ser piedra de tropiezo para otros que mejor sería al que tal hiciera que se atara una piedra de molino en el cuello y se tirara al fondo del mar. Somos instrumentos en las manos de Dios por lo tanto las personas tienen que ver a Jesús y al amor del Padre a través de nosotros. Lo que miran en nosotros defina la imagen de Dios.  Necesitamos elegir vivir la vida que Jesús nos modelo, una vida llena de amor, perdón, compasión, servicio y humildad.

Bibliografía:

  1. Obsesión del Alma, Nicky Cruz.
  2. Santa Biblia, Nueva Versión Internacional, 1999.
  3. Santa Biblia, Versión Reina Valera, 1960.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s