Educación Cristiana, General

¿Sabes controlar tu mente?

Libro: Vence tus Preocupaciones. John Edmund Haggai.                                 

Resumen por Josué David Almendarez González, estudiante de la Universidad Cristiana Logos.

Existe una diferencia entre pensar lo que deseas pensar acerca de las cosas y seguir la práctica superficial del pensamiento positivo. Porque éste último puede ser un tipo de pensamiento hecho a la medida donde alguien te da las bienaventuranzas para que las repitas como una cotorra, y te pasas el día memorizando y pronunciando frases metafísicas gastadas. La mayoría de las personas no detectarán tu enfoque superficial de la vida, pero la ley divina sí. Como dice Emerson: Lo que tú eres se para sobre ti por un rato y resuena, así que no puedo oír lo contrario que dices.

La mente controlada no es una mente que nunca tiene un pensamiento negativo. Hasta Jesús tuvo pensamientos negativos. En su experiencia en el desierto, Satán trató de tentarlo tres veces para hacerlo que utilizara Sus poderes para fines egoístas. Éste no fue realmente un demonio “allá afuera”. Fue la influencia de la conciencia humana de Jesús. Sin embargo, Él se desindentificó rápidamente de la fuerza maligna, diciendo, Vete, Satanás. Como alguien lo dijo:Quizás no puedas evitar que las aves vuelen sobre tu cabeza, pero puedes evitar que hagan nido en tu cabello. A lo mejor no puedes siempre mantener los pensamientos negativos fuera de tu mente, pero puedes determinar que tú tienes el control.

Algunas personas son influenciadas a pensamientos negativos por su enfoque compasivo hacia la vida. Es como que si sintieran que cuando la gente tiene alguna tribulación, es su deber estar atribuladas. Leen el periódico con pesar; ¡tantos problemas en el mundo, tanto dolor e injusticia! El pesimista endurecido insistirá en que las cosas son como son y que uno es ciego al negarse a ver las “cosas terribles que suceden”. Puede que diga, “Yo llamo al pan, pan. No voy a decir que no tengo problemas cuando el mundo me azota”.

Es interesante y revelador que quienes han recibido los golpes más fuertes han sido las personas más grandiosas. Sus incapacidades los han incitado a hacer mayores esfuerzos, lo cual es decir que no tuvieron éxito a pesar de sus limitaciones, sino a causa de ellas. William Ernest Henley estaba en un hospital, atormentado por el dolor de “una enfermedad incurable y sin esperanzas”. Allí fue donde escribió las líneas clásicas: Soy el amo de mi destino: soy el capitán de mi alma. El pesimista puede sentirse justificado en tener sentimientos de descorazonamiento e injusticia. Pero Henley se desidentificó de la experiencia del cuerpo y de las tendencias negativas de la mente.

Comienza cada día por el principio, lo cual quiere decir, regresa al principio que es la base: Dios es Uno, y tú eres Uno con Dios. Centra tu atención en tu centro de gravedad espiritual. No eres tu mente; tienes una mente, y tienes el poder de controlar su función. Puedes cambiar tu vida al alterar tus pensamientos. Y puedes controlar tus pensamientos y asumir control completo de tu vida.

Como controlar los pensamientos negativos.

Nuestra mente, está programada de acuerdo a determinados pensamientos, creencias, conceptos, ideas, percepciones, entre otras cosas. Todo lo que hay en la mente, es lo que día a día va moldeando la realidad da nuestra vida… Sea eso bueno o malo, de igual manera actúa. En especial, hablaremos de los pensamientos que habitan en nuestra mente, llegando a conocer la manera de controlarlos a nuestro favor. En la mente, básicamente tenemos pensamientos negativos y pensamientos positivos.

Concentrémonos en los pensamientos negativos

Pensar de manera negativa, es pensar sobre todo lo malo que puede suceder en una situación, es imaginar los malos resultados que pueden surgir de una acción y estar preparados en todo momento o más bien resignados a tener que afrontar malos momentos.

El pensamiento negativo es el que activa nuestro interior para el fracaso, el que coloca como un equipo de protección ante las caídas que suponemos vamos a tener más adelante… En otras palabras, es la atracción más pura del mal y la desgracia.

Muchas personas hoy en día, conocen el poder de la mente y sobre todo de los pensamientos, son conscientes de lo que estos logran en nuestra vida cuando tenemos control sobre ellos y aún cuando no.

Pero, al “problema” que llegan muchos, es a no saber cómo controlar los pensamientos negativos, cómo implantar en su mente un absoluto positivismo y minimizar el impacto de las secuelas negativas que se han generado año tras año.

A continuación, quisiera nombrarte lo que personalmente funcionó en mí para cambiar mis pensamientos y hacer de ellos mis grandes aliados para el éxito. Identifícalos Conscientemente

Toma conciencia de lo que piensas cada momento, y empieza a examinar cada pensamiento y a clasificarlo como positivo o negativo, así lograrás tener una lista bien fundamentada de los pensamientos discordes a tu camino hacia el éxito y podrás tomar control para mejorarlos o trabajar en ellos.

Conoce su Causa u Origen

Reconoce la causa de cada uno de esos pensamientos negativos… ¿Acaso ha sido una experiencia pasada?, ¿Acaso fue algún consejo de tus padres o maestros para pensar así?, ¿Acaso es un pensamiento promovido por el gobierno de tu país e implantado en ti desde la niñez?                                                        

Cuando reconoces la raíz de cada uno de esos pensamientos, puedes decidir arrancar esa raíz y conscientizarte de lo que realmente está bien y lo que no.

Reprograma tu Mente

Empieza a reprogramar tu mente con palabras positivas, con actitud positiva, con la adquisición de nuevos conocimientos en aquello que amas, con estudiar a la gente rica y exitosa para saber la manera de pensar que los llevó a la cima.               

Toma las herramientas a tu alrededor que te permitan tener una mente renovada y llena de optimismo y positivismo. Toma conciencia que solo con la reprogramación mental que logres en ti, llegarás al verdadero éxito.

Enfócate en lo Positivo

No te concentres en acabar con tus pensamientos negativos porque lo que verdaderamente lograrás es atraerlos. Empieza a enfocarte y ocuparte en implantar el positivismo dentro de ti, en volverte cada día más un mejor ser humano y en crecer como persona.                                                                              

Empieza a pensar conscientemente en cosas positivas, objetivas y racionales. Toma el control de tu mente y empieza a inyectarle la información que verdaderamente necesita, que verdaderamente te llevará a la meta y a la conquista.

Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.

Efesios 5:15-16

Universidad Cristiana Logos – ¡Tu pasión, nuestra misión!

Visítanos >>>> https://universidadcristianalogos.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s