General

Construyendo el Sermón

Construyendo el Sermón

Resumen del Libro Manual de Homiletica, de Samuel Vila

El Tema

Si se quiere preparar un buen sermón hemos de tener un mensaje definido. Respondiendo De qué voy hablar? ¿Por qué voy a hablar de este tema?, Qué fin deseo lograr?
Ubicar el tema puede ser por distintas formas tales como reflexionando sobre las necesidades espirituales de sus oyentes, de la lectura, pidiéndole a Dios en oración entre otras.
Habiendo definido el tema se elige el texto, salvo el caso que sea por meditación personal y el texto sea quien nos presente el tema. Siendo este concretado en una oración y que fomente la unidad discursiva.
Para redactar el titulo se debe tomar en cuenta que el mismo sea adecuado y despierte el interés en el público. Se debe tener un pensamiento concreto en el tema pudiendo ser sintético, paradójico o de frases escriturales.
Al desarrollar el tema se debe procurar respetar la arquitectura mental, procurando organizar las ideas según su importancia y relevancia procurando que se relacionen entre ellas en forma de escalera.
Pudiendo utilizar un esquema gráfico tipo trompo donde las ideas se presentan, profundiza o amplían, y luego llega al punto conclusivo.

Sermones Textuales

Pueden ser Textual, limitados a exponer o explicar un texto bíblico.

Pudiendo ser inicio, apoyo o fundamento del Sermón.

Así mismo puede ser ilativo, expositivo, analítico, analítico invertido o analítico expositivo, así como sintético.

Temático sigue el conjunto de enseñanza o doctrina que se encuentra en la Biblia sobre dicho tema, una vez determinado el asunto El Predicador escogerá una porción de la Biblia, del cual procederá el desarrollo del sermón.
Pudiendo ser doctrinal o textual temático.
Expositivo. El que se Comenta un pasaje bíblico narración o parábola de la sagrada escritura.

Subdivisiones del Sermón

Definido el esqueleto del Sermón se desarrollan las subdivisiones, sabemos que el sermón sólo con sus divisiones principales y no conseguir el objetivo para con los oyentes, es allí cuando aparecen las subdivisiones cuyo objeto es ampliar el sentido de la división principal.
Se usan para explicar demostrar y probar y dejar respuesta a las preguntas de la división principal. Las preguntas son qué, cómo, cuándo, quién, Cómo, por qué, donde, para qué.

Buscando material para el Sermón

Para generar una fuente de ideas que nos permitan construir un sermón, debemos bombardearnos de preguntas como:
¿Cuándo las escribieron? ¿En qué población? ¿Por quién? ¿A quiénes fueron dirigidas? ¿De qué estaba hablando el escritor? ¿Qué objeto se proponía al escribir este texto?
¿Por qué dice estas palabras? ¿Qué quieren decir con…? ¿Qué significa… salud?
¿Cuántas frases hay en este texto? ¿Dónde hallaré aclaración sobre…?
¿Cómo me siento con este texto? ¿Recuerdo algún caso que se refiera a esto? ¿He estado en una situación similar?¿Qué verdades he de inculcar a los creyentes? ¿Y a los no creyentes?

Arreglos del Bosquejo

Seleccionar el método: textual-ilativo ó temático.
Seleccionar la base del método, Seleccionar los puntos que deberían ilustrarse y plantear la forma de introducir el texto pudiendo ser en base a la relación o la explicación.

Tipos de Sermones

Sermones Expositivos. Se llama sermón expositivo al que toma como texto un largo pasaje bíblico. Los antiguos padres de la Iglesia llamaban a tales sermones «Homilías»; de ahí la palabra «Homilética», que se aplica al arte de preparar sermones religiosos. Los sermones expositivos pueden estar basados sobre: Un capítulo de la Biblia. Una historia o parábola. Una serie de versículos que desarrollan un pensamiento especial.

Sermones Narrativos. La mayor parte de los sermones expositivos suelen basarse sobre historias bíblicas o parábolas. Los pasos que debe hacer el predicador para preparar un sermón de esta clase son:
• Leer el relato con suma atención, anotando los hechos que más le interesen o contengan alguna aplicación práctica.
• Formule preguntas relacionadas con el hecho, trate de aplicar en los detalles o en la totalidad del pasaje. Como, por ejemplo: ¿Por qué pronunció Jesús esta parábola? ¿Qué enseñanzas hay para los creyentes?
• Anote las palabras principales de la narración busque su significado espiritual.
• Procure referir la historia en un lenguaje vivo y dramático, sobre todo si hay en la congregación personas que nunca la han oído.
• Puntualice los detalles sobre los cuales quiere basar aplicaciones espirituales.

También se pueden preparar sermones expositivos yendo directamente a las aplicaciones del hecho sin referir la historia. Dicho método es recomendable cuando el tiempo es muy limitado y se está hablando exclusivamente a creyentes que conocen la historia sobradamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s